sábado, 5 de noviembre de 2016

Curva inesperada

Con la tez enrojecida
anduve como perdida.
Jugué a no ser una de tus posibilidades
para no perderme en futuras perversidades

Me di la vuelta
Caminé con miedo, pero suelta
Crucé la curva inesperada
confronté la pasión estallada

No fui más que tu punto suspensivo
La incógnita de tu mundo ilusivo
La antítesis de tu ser
La metáfora que no querías perder.

Fuiste el reto de mi lado adivino
La uva fermentada de mi vino
El capullo de la flor de mi tallo
El sostén de mi suceso y mi fallo.



Me dejaste:

Veinticinco libros en mi armario
Manchas en las sábanas
Músicas en mi repertorio 
Un poema sin nombre
Y tres malos hábitos 

Una caja de bizcochos canale
Mil deseos frustrados
Una gata que no maulla
Una planta moribunda
Y un quizá que no acaba nunca

Una bolsa con herramientas
Un café solitario
Un ceninero sin cigarros
Un retrato de la maja desnuda
y la canción de Pablo Neruda

Un par de zapatos sucios
La sombrilla de tu abuela
La guitarra de tu hermana
Cinco recetas de crustáceos
Y el afiche de Vampiros en La Habana